•   Foros juegos  •
Principal
· Gratis ya
· Trucos windows
·
Trucos para windows XP
· Foros ayuda adsl
· Trucos juegos

Trucos El Señor de los Anillos La Batalla por la Tierra Media II

 

Trucos Juegos PC
Trucos El Señor de los Anillos La Batalla por la Tierra Media II

Avatan: Gana diez misiones Captura


Brerthor; Completa la campaña del bien
Celebrim; Gana diez Carreras de Recursos
Felek: Gana diez partidas Héroe Vs héroe
Ohta: Gana diez juegos Versus
Fhaleen: Completa diez juegos del Rey de la Colina
Hadhood:: Completa el primer nivel de la campaña del bien con todos los objetivos
Maur: Completa el cuarto nivel de la campaña del bien con todos los objetivos
Idrial Completa el octavo nivel de la campaña del bien con todos los objetivos
Krashnack: Completa el primer nivel de la campaña del mal con todos los objetivos
Thrugg: Completa el cuarto nivel de la campaña del mal con todos los objetivos
Olog: Completa el octavo nivel de la campaña del mal con todos los objetivos
Tumna: Completa la campaña del mal
Urulooke: Completa la campaña del mal sin morir ningún héroe
Mentar: Completa la campaña del bien sin morir ningún héroe


Batalla por la tierra media II” explora las guerras del norte libradas, al igual que las conocidas guerras del sur que dan contexto a la parte más conocida de la historia, por elfos, humanos y enanos enfrentados a goblins y orcos. El principal atractivo que tiene esta variante en cuanto a la ambientación es la de poder controlar héroes y monstruos prácticamente desconocidos por el gran público y que nos abre un abanico de posibilidades con sus poderes y habilidades: Gloin, Gorfindel, boca de Sauron…


Un primer acercamiento
Muchos son los jugadores que no le prestan al manual que acompaña al juego la atención que a nuestro juicio merece, y que reivindicamos desde estas líneas llamando la atención sobre el pobre trabajo que, en muchos casos, se lleva a cabo con este complemento tan necesario y atractivo. Sobre todo si tenemos en consideración el precio total que pagamos por el producto. En el caso que nos ocupa el manual está compuesto por 18 páginas en blanco y negro, con escasa profundidad, del que se puede decir como único punto a favor que se halla realmente bien estructurado.

Tras este primer contacto con el producto, el DVD comienza a girar en el lector y, tras los consabidas animaciones con logos de las compañias, comienza la introducción del título. Una introducción realizada con el mismo motor gráfico del juego – tónica que se conservará en los consecutivos vídeos que sirven de prólogo a cada misión-, y que contrasta poderosamente con las cinemáticas que venimos degustando en otros títulos de nuestra gran consola; modelados poligonales, texturas deficientes y poca calidad general, que como única virtud, posee la capacidad de prepararnos para lo que nos espera.


¿Un RTS en consola?
Hay que decir, en honor a la verdad, que jamás se había llevado a una consola el género de la estrategia en tiempo real (RTS) tan fielmente como se ha conseguido con este título. Muchos eran los escépticos que consideraban imposible adaptar la jugabilidad propia de un juego de estrategia, en los que el uso del ratón y el teclado parecía imprescindible, a un simple mando de consola y a su limitado número de botones. Y se ha conseguido. Parcialmente, pero se ha conseguido.

El sistema de “menús” es similar al del juego de PC: tendremos siempre disponible nuestro Palantir a través del cual accederemos a todas las posibilidades de gestión de recursos, creación de edificios, actitudes de batalla, etc. Pero lo verdaderamente novedoso son las formas de selección de grupos de tropas. Podremos crear grupos seleccionando de uno en uno los batallones que queremos que los compongan. También tendremos la posibilidad (nunca explicada en tutoriales, manual, ni juego) de seleccionar un número de batallones “pinchando y arrastrando”, como si el mando se convirtiese en un ratón. Pero sin duda, lo que le da a la jugabilidad el dinamismo necesario del género a la hora de seleccionar tropas a nuestro antojo, es la posibilidad de programar a priori nuestros accesos directos.